sábado, 27 de abril de 2013

Desastre.



Título: Desastre.
Autor: Alexia.
Extensión: 1865 palabras/oneshot.
Genero: escolar,fluff,wtf








Tropecé. 

Derrapé sobre el suelo y terminé comiendo tierra húmeda  al caer de boca.

Sin embargo mi equipo de P.E no prestó atención  y continuaron trotando para dar la vuelta completa  porque nosotros éramos los últimos en terminar, por supuesto, yo los había retrasado.



Además de torpe, también era lento.


Estúpida caminata.

Mis rodillas ardían, escocían y en ese entonces, a mis quince años, era un llorón cuando estaba solo. Las palmas de mis manos también tenían pequeñas raspaduras.


“Au…au..”  Intenté ponerme de pie  con dificultad, ignorando las lágrimas que caían sobre la superficie rocosa, dejando gotitas marcadas en ella.


Era humillante porque sé al fin y al cabo soy  hombre o lo seré  y nosotros no llorábamos por esas cosas. Intenté caminar, aunque fuera cojeando al árbol más cercano para quitarme del camino.  Lo que se supone sería una buena idea, si al menos no tuviese una segunda caída apenas casi llegaba a tocar el tronco, por culpa de las raíces que sobresalían de la tierra.  Esta vez dí un pequeño saltito antes de caer estrepitosamente hasta el suelo, de costado, lastimándome al doblar de forma antinatural mi pobre muñeca.


No me sorprendería que alguna rama cayese sobre mí y me regalara un ojo morado, un árbol burlándose de mí.


Después las lágrimas descendieron solas más libremente. Me sentía cómo un tonto.

 ¿Cómo se atrevieron a dejarme atrás?

Aún faltaba más de  medio kilometro para terminar el recorrido.


No era un buen día.

Me recargué sobre el árbol haciendo una mueca. Oh, dios,  de verdad que era una de esas personas hipersensibles a cualquier tipo de dolor.


Al parecer me había lastimado de verdad la muñeca. La sostuve con mi otra mano, masajeé cuidadosamente mientras mordía mi labio.

¡Realmente dolía!


Cerré mis ojos por un momento, respirando profundamente un par de veces. ¿Podría hacer eso que hacen los doctores de mover el huesito para devolverlo a su lugar con un crack?

Me estremecí de sólo pensarlo. No, ni siquiera lo intentaría.


Mi respiración errática y mis continuos tosidos durante los diez minutos que apenas y duré trotando a un ritmo lento, habían hartado a mis compañeros. Debió haber sido un alivio que poder dejarme atrás. No los cupo, o al menos no debo hacerlo. Eso me pasa por saltarme las clases  de entrenamiento y quedarme a comer dulces con Yoochun en las gradas de la cancha que nunca se usa.

Me acurruqué contra el árbol.


Me quedé allí, cómo un niño pequeño, por al menos diez minutos tratando de acostumbrarme al dolor de mi rodilla y muñeca, para ponerme de pie y ver si al menos  el camión no se habia ido sin mí.

Las lágrimas se sentían ya secas en mis mejillas.

Mordí mis labios.


¿Qué debería hacer ahora?


Oscurecería temprano.


 Estúpido horario de invierno. Estúpido invierno, estúpidos pantaloncitos blancos que usaba sólo porque habia creído que el frio no era tanto.


Abracé las rodillas, quejándome despacito del dolor en mi muñeca, de los raspones con tierra   pronto a infectarse en mi piel.

La verdad…era que, no lo quería aceptar, pero…estaba perdido. No conocía este lado del parque, el cual era tan malditamente grande cómo un bosque o algo así.

¿Cómo dejaban que niños como nosotros recorriéramos un kilometro aquí sin un adulto? Y yo ni siquiera habia prestado atención cuando nos enseñaron la ruta que debíamos tomar.


Lo que quiero decir, es que no sabía por dónde irme.


Y justo cuando consideré sería una buena idea, acuclillarme e impulsarme para comenzar a caminar,  escuché un ruido venir de los arbustos detrás de mí.


 A lo que después surgió una figura masculina de ahí, la cual apenas pude distinguir porque  la tarde descendía y eso significa el cielo siendo naranja y los rayos del sol…. No, mentira, en realidad estaba nublado y había un maldito olor a humedad y tierra mojada con hojas que comenzaba a hartarme.


“¿Jaejoong?” Preguntó acercándose.


Asentí desganado con la cabeza, sin despegar mi frente de la rodilla sin sangre.


“Me enviaron a buscarte, hyung. ¿Sabes cuanto tiempo he estado aquí?” Esta vez negué.


Pero había abierto mucho los ojos. El corazón me habia dado un vuelco de la sorpresa.

Ahora no quería levantar la mirada. Porque sabía que mi cara debería estar tan roja… y con el color de mi piel se notaría demasiado.


¡¿Por qué lo enviaron justamente a él?! ¿No ha habido suficientes momentos vergonzosos donde Changmin ha estado presente?


El primer día de clases , donde esa chica me tiro  su corrector blanco en medio de los pantalones negros y cuando fui al baño a lavarme Min estaba presente.


Yo tallando “en esa parte” con el jabón de manos no es una hermosa primera impresión.


Esta la vez cuando el chico más rudo de la escuela me acorraló contra la pared y me besó.  Changmin justamente iba pasando y su expresión de sorpresa lo dijo todo…


Cuando  el maestro me regañaba por llegar tarde, pasar al frente sin saber la respuesta, copiarse en un examen y ser descubierto, perder en educación física: ahí estaba Changmin,


Y después cuando  mi hermana echó por error sus toallas sanitarias a mi mochila porque eran idénticas, y después TOP (el brabucón antes mencionado) me empujaba contra el casillero mientras corría, haciendo  que tropezará y  el contenido quedará regado en el suelo.

¿Adivinan quien iba pasando y se detuvo para ayudarme a recogerlo todo?


Y…estoy diciendo lo menos vergonzoso. Caídas, caídas, regaños, caídas, confesiones, caídas y más torpezas por mi parte.


¿De qué se supone se trata todo esto? ¿Por qué Changmin siempre tiene que estar en todos esos momentos cuando deseo que venga el diablo y me lleve lejos de las burlas?

Creí que era suficiente, que ya me había visto en todo tipo de situaciones. Apuesto a que si dejara de gustarme, eso terminaría.


...

¿Así que porque está aquí ahora, chequeando mi rodilla? 


“Advirtieron  que no se separaran.” Me reprendió cómo si tuviese seis años. Después acercó su mano a mi rostro y limpió mis mejillas de las lágrimas marcadas.


Su ceño se frunció. “¿No sabes meter las manos cuando tropiezas?” chisteó.


No respondí, así que desvíe la mirada mientras mi rostro se enrojecía aún más.


“¿Por qué no dejaste que te ayudaran?” Preguntó, estirando mi pierna, su rostro muy cerca de ella, mientras con la punta de sus dedos y con cuidado, intentaba quitar las pequeñas piedritas atrapadas en la herida.


“Ellos se fueron  y me dejaron atrás.” Reaccioné. ¿Acaso dijeron eso? ¡Malditos!


 “Ya veo.” No dijo nada más.

Sí, Changmin, de nuevo estamos en una situación así.

El destino siempre nos junta en los momentos más estúpidos.


 “Son unos idiotas.”  Comentó después de un par de minutos. “No debiste irte con los de ultimo año.” No quería que vieras mi pésima condición física, lo lameeeento.

Me encogí de hombros. Pero no me vi genial cómo pretendí cuando él pellizco sin querer el raspón al quitar la ultima piedrita y grité cómo niña.


Changmin se echó a reír, para después disculparse aún con media sonrisa.


“Apuesto a que te caíste dos veces. Y  a que eso verde son manchas de césped.” Señaló la tela de mi short. “Y también a que estabas perdido.”


“Au au au…sí, sí, pero no presiones.” Cerré un ojo al hacer una mueca. “Me duele….”


“¿Puedes caminar?”


“No quiero.”


“Tenemos que ir a desinfectar esto, hyung. No podemos quedarnos aquí...Solos ¿verdad?.” Me guiño un ojo.


Esperen.

Esperen...


Otra cosa. Es que Changmin nunca bromeaba conmigo. Creía que no le agradaba.


¿Acaso…..él…me hico un guiño…A MÍ?


Debe estar burlándose. Debe ser cualquier otra cosa, Jaejoong, así que controla la puta frecuencia de tus latidos, por favor.


“Tu muñeca tiene un moretón, hyung.” Ahora estaba más cerca de mí. No habia notado cuando tomó mi muñeca con cuidado y la examinaba también.


“Creo…que ¡AH!” Gemí.


Changmin estaba presionando la piel morada.  “Un esquince.” Anunció.  “Vamos a la cabaña de enfermería y después vemos como regresamos a casa.” Revisó el reloj en su otra mano. “Sí, ya debieron haber regresado a la escuela.”


 “¿No están esperándote?” Se supone que lo enviaron a buscarme. Changmin se encogió de hombros, negándome una respuesta.

Después me tomó del brazo bueno para acercarme a él, a la vez se giraba en cunclillas, dispuesto a cargarme. “Vamos.”


No pude negarme a que me llevara en su espalda, y no tenía sentido  porque no se podían manejar los latidos de un corazón.  Así que sólo me aseguré de no ser tan obvio mientras sentía su calidez y aspiraba su exquisito aroma a sudor y pepero de fresa.


 El desconocido camino de regreso a las oficinas del parque fue tan corto para mi gusto. Quería que durara para siempre. Nunca lavaré  la mano que rodeó su suave y atractivo cuello moreno.

La enfermera vendó mi mano y curo mis rodillas con antiséptico.  Me dijo que me recostará y descansará un poco y me puso un pañuelo húmedo en la cabeza porque tenía  fiebre gracias a la insolación. Pero, mal ahí, enfermera. Era porque estuve pegado al cuerpo de este chico por casi media hora, absorbiendo su calidez.


“¿Así, con este frio y nublado?” Preguntó el castaño con una sonrisa. ¡Estoy caliente por ti, lo sabes! ¡Cállate!

“¿Qué más va a ser?” La enfermera no sabía muy bien que decir, además parecía que quería irse. Seguido de eso Changmin se encogió de hombros.


“Cuando te sientas mejor, puedes marcharte.” Me sonrió la mujer. Asentí sin mucho interés, aún no quería llegar a casa y ver a todas mis hermanas quejándose porque no hice la cena.


Entonces nos dejó solos y yo me hundí en la almohada, cerrando mis ojos.


No mires su perfección, no mires su perfección, repetía mí en mi mente hasta que sentí su mano retirando el paño de mi frente.


“Estorbará” Susurró.


Oh, un momento. ¿Por qué susurraba?


 Incluso si sabía que era una mala idea, me atreví a abrí mis ojos y él estaba tan cerca, sonriéndome de una forma muy extraña.


“Tú… de verdad…. Eres tan torpe ” me dijo con una voz totalmente diferente.  Más profunda. “Necesitas que alguien cuide de ti.”  Se acercó un poco más.



“Yo…yo no te entiendo.” Balbuceé. ¡Deja de ver sus labios acercándose, desvía tu rostro, no!


Changmin me estaba besando. Presionaba su boca con movimientos inexpertos, ladeando su rostro y  apresando con sus  labios mi labio inferior. Lo hacía de forma dulce, sin embargo.  Tomó mis mejillas entre sus manos calientes y me alzó un poco más para tener mejor acceso.


No sabía cómo besar. Sólo disfruté del beso, dejé que tomará mi boca e hiciera lo que quisiera con ella, incluso si Changmin tampoco tenía una idea muy clara de cómo moverse.


Probablemente sólo estábamos imitando a los besos de las películas que ven nuestras hermanas.


“Eres un desastre, Kim Jaejoong” susurró entre pequeños besos inexpertos. “¿Cómo puedes gustarme siendo así?” susurró, para después, presionar sus labios sobre los míos de nuevo.


Mi mente tambien se preguntaba eso una y otra vez, con la única neurona que era capaz de hacerlo, mientras que el resto solo se encargaban de atender las terminaciones nerviosas que provocaba él con su toque. Quise responder también me gustas, pero solo pude abrazar su cuello para acercarlo más a mí y abrir mi boca para darle acceso  a su lengua. Ni si quiera me di cuenta cuando fue que ya estaba sobre mí.


Esto era peligroso, porque la mujer podría descubrirnos y echarnos del parque. Pero de todos modos, no sería el primer momento humillante que pasaría y menos con un  Changmin a mi lado.


Además,teníamos quince años.

¿Así que importaba?



5 comentarios:

Bichito_raro_ dijo...

Lo ameeeeeeee!
Gracias a esos malditos que dejaron atras a JJ el pudo juntarse con CM!
Y el beso asffshaksasd
Gracias te quedo lindo!!! *-*

Nadya Em dijo...

Me reí bastante xD Escribes hermoso, me encantó la historia...
Jaejoong se parece mucho a mi (Torpe, torpe) u_u ya quisiera yo terminar como él, con un CM xD me gustó mucho la parte del beso. Gracias por compartir ♥

Emerald dijo...

Como tan yeta Jaejoong XDD, es que me mato su lista de cosastragametierraqueChangminhavisto , y aun asi, Changmin igual se enamora :')

kimlizzie dijo...

Lo acabo de descubrir pero me encanto ♥ jae tan jajaja con mala suerte por asi decirlo pero siempre un changmin a su lado cuidandolo hermoso shot fue realmente lindo.

Katsurag dijo...

Que importa! Exactooooooo adsgdhsdahdafsjaf fue realmente muy espcial. Adoro como escribes *---*