miércoles, 1 de mayo de 2013

Provocaciones.



—Deberías dejar de ser tan exhibicionista, hyung, un día te van a encontrar de la peor forma—. No era cosa de que a Changmin le molestara ver a su hyung sin remera, es más, le daba exactamente lo mismo, pero lo que no le gustaba mucho era el hecho de que cualquiera que pasara pudiera verlo de tal forma… No le gustaba para nada. 

— ¿Lo crees? No creo que sea tan malo verme sin remera, además no es como si la gente no hubiese visto lo que tengo. 

Changmin frunció el ceño y Junsu, que sólo estaba a un puesto más alejado de la pequeña discusión, tuvo que hacer un gran esfuerzo para no reír. Jaejoong tenía razón y Changmin no podía decir lo contrario. 

—Lo digo por respeto, hyung, deberías tener en cuenta que no a todos les gusta verte así como andas ahora—. Una nueva galleta había ido a parar a su cavidad poco antes de que Jaejoong rodara los ojos y lo dejara hablando solo, prácticamente. 



Junsu, en una travesura que quería hacer tanto para un escarmiento para ambos, fue en busca de Yunho para que le ayudara. En caso de no conseguirlo, iría tras Yoochun: uno de los dos iba terminar por apoyarlo, lo sabía. Para su suerte, Yunho aceptó sin muchos miramientos y Yoochun no tardó en hacerse presente en su broma. Al parecer, se iban a entretener. 

En el momento en que los tres habían al camarín, Jaejoong estaba caminando hasta situarse al otro extremo de donde Changmin se encontraba. Yoochun entrecerró los ojos: Changmin se notaba un tanto nervioso y Jaejoong no dejaba de mirar para todos lados. Ahí había gato encerrado. Pero no cuestionó, ahora había una misión que realizar. 

— ¿Qué les parece si hacemos algo entre nosotros? Me refiero a hablar de nosotros mismos entre nosotros sin necesidad de que esto sea público—. Quizá la idea sonaba loca, pero ninguno ahí parecía estar en desacuerdo a lo que Yunho había dicho. 

Primer paso: listo, llevado a cabo con éxito. 

— ¿Y quién comienza? —Changmin preguntó mientras abría un nuevo paquete de galletas. 

—Por ti ya que has hecho la pregunta del millón—. Junsu tomó el móvil de Jaejoong que estaba sobre la mesilla. Con él iba a grabar todas las entrevistas que se harían. —Changmin-ah~ saluda a la cámara~ —. Antes siquiera de que Junsu terminara de hablar, Changmin estaba haciendo una seña. Hubiese hablado, pero su boca estaba ocupada masticando. —Entonces, comenzando con las preguntas, ¿qué ha sido lo que más te ha molestado últimamente? 

Changmin pensó meditarlo unos momentos. Ladeó su rostro a la par que mirada hacia arriba y sus labios se fruncían con levedad. Acto seguido asintió un par de veces, unas muy cortas 

—Que Jaejoong hyung sea un exhibicionista. En serio no comprende que hay gente a la que no le agrada verle así. Lo encuentro egoísta—. Una nueva galleta y Changmin no se había percatado de la tierna mirada que Jaejoong le dirigía. —Sí, eso ha sido lo que me ha molestado últimamente. 

— ¿Tanto es lo que te molesta que esté así simplemente, Changmin-ah? —. Un tono alejado de la molestia fue lo que Changmin logró percibir en el tinto de voz que tenía su hyung. Como queriéndole picar, como no queriéndose dar por vencido, Changmin sonrió de medio lado. Galletas al olvido. 

—No, a mí no me molesta verte así, hyung, te he visto en paños menores y nunca he hecho un escándalo. Yo lo digo por las personas de staff. 

— ¿Y de cuándo a ti te interesa el staff tanto al punto de que no quieres que se sientan incómodos? Te recuerdo, dongsaeng, que estamos en nuestros camarines y aquí no pueden entrar a menos que toquen, ¿lo habías notado? —. Jaejoong estaba haciendo el ademán de ponerse nuevamente la remera. Su semblante serio hizo que Changmin volviera a reír y pusiera su siniestra al frente del móvil con el cual Junsu continuaba grabando. Eso se había ido de las manos. 

—Te gusta llamar la atención, ¿no es así, hyung? Siempre te ha gustado y siempre te gustará. ¿Qué harás el día en que no puedas ya hacerlo? 

—Changmin… —. Junsu había interrumpido un poco asustado. No estaba en sus planes que esos dos se pusieran a pelear. Eran capaces de llegar a los golpes, eso lo sabía. Con su mirada buscó la de Yoochun y éste sólo negaba a la par que se reía de la situación. Junsu no entendió. Después miró a Yunho y la escena era la misma, sólo que éste no se reía sólo sonreía. Junsu sintió que se estaba perdiendo de algo, de que había sucedido algo que él no estaba entendiendo y es no le gustaba para nada. 

—No me importará no tener la atención de los demás mientras pueda seguir perturbándote, querido dongsaeng—. Jaejoong se había acercado hasta la mesa, había apoyado sus manos en ella. Estaba con la remera puesta y con el cabello alborotado. Junsu se había apartado cuando Jaejoong se había acercado. Estaba un poco asustado. Y Changmin no hacía nada más que sonreír de medio lado. Jaejoong hyung se va a irritar, era en lo único que Junsu pensaba en ese momento. 

—Oh, entonces, ¿yo soy el porqué de tu exhibicionismo? Es bueno saberlo. Te informo desde ya que este causante no quiere que se lo muestres a medio mundo, hyung—. Ahora el que se había puesto en pie había sido Changmin y el que sonrió de medio lado había sido Jaejoong. Se estaban buscando y se estaban encontrando. 

—Creo que eso hay que discutirlo, pero no aquí, no con gente. Ya sabes, en privado—. Junsu estaba casi con la boca abierta. ¡No entendía nada! ¿Jaejoong le estaba sugiriendo qué cosas a Changmin? ¿Acaso él estaba interpretando las cosas a un sentido bastante sugerente? Era lo más seguro.

—Me parece una excelente idea, hyung. 

El primero en salir del camarín había sido Changmin. Jaejoong le siguió no sin antes decir a todos los presentes que se demorarían un par de minutos, pero en caso de que fuera más tiempo que no fueran por ellos, que estarían bien. Junsu sólo podía pensar que se iban a moler a golpes. 

—Son tan desconsiderados que apuesto a que mañana no van a querer ni levantarse. —Yoochun negó un par de veces luego de hablar. Yunho rió y no tardó en contestar. 

—Saben que mañana toca libre, por eso es que se ha provocado desde hoy en la mañana que salimos del departamento. Creo que mañana Jaejoong estará alegando futuros dolores. 

Esas frases de ambos, de Yoochun y de Yunho sólo hicieron que Junsu reafirmara sus ideas. Tenía que ir a ayudar. Y como si Yoochun hubiese leído sus pensamientos, le detuvo en una frase, una que Junsu no quiso interpretar. 

—Si quieres seguir conservando aunque sea un poco de inocencia más te vale que no vayas. No es algo que quieras ver. 

Junsu terminó por sentarse y se dio cuenta que el video sólo había quedado detenido justo en la parte en que Changmin colocaba la mano en el lente, pero había un detalle: tras Changmin había un espejo y se veía claramente cómo Jaejoong estaba a punto de dar el paso que ahora los estaba llevando a arreglar las cosas, o como Junsu estaba pensando a molerse a golpes.







---


Nota: Esto es de Romi. ¿A que es precioso? ¿aaaah? <3 *From nuestros retos con imagenes*

4 comentarios:

Emerald dijo...

Debo decirlo, Junsu gracias (?).

kimlizzie dijo...

Jajajaja siii que jongie se queje de dolor jajaja pero bien que sufrir por.que de seguro grito pero no precisamente de golpes jajajja muy bueno me encanto ♥ gracias por compartirlo

MizoRomi dijo...

Jajajaja, Junsu tiene 'la culpa' de que ellos hayan cedido a todo (?).

Graaaacias por leer y comentar<3

MizoRomi dijo...

Lo que hicieron o dejaron de hacer esos dos en quién sabe qué lugar queda a imaginación de ustedes, pillinas u/u asjdjf.

Graaaacias por leer y comentar<3