martes, 27 de agosto de 2013

Only you.

Subo el zíper hasta que el  cardigán de  mi abrigo negro llega hasta mi cuello, se estaba calientito en mi departamento. Bebo chocolate caliente, con la televisión en uno de esos dramas que te hacen gastar en pañuelos. Me estiro en el  sofá de cuero negro después de dejar la taza vacía en la mesa de vidrio, me cubro con las frazadas reprimiendo un bostezo. Tengo demasiada pereza justo ahora, como para descolgar el celular y ver quien llamaba.

"Ah,  hermosa canción. " murmuro, era una escena importante en el capitulo, el OST sonaba detrás de las voces angustiadas de los personajes. Ya la había  comprado, A person like tears. 






 La voz de  Changmin se escucha preciosa.

Quien fuera, continua llamando, haciendo que no pudiera escuchar la canción como yo quisiera. Frunzo el ceño, aunque nadie puede verme, y tomo el auricular.

"¿Seeeee?" Hablo de forma brusca.

"Yah, no me hagas sentir como un acosador. ¿Sabes cuantas veces te he llamado?"  Reconozco la voz irritada, al instante me arrepiento de no haber contestado.

"Entonces....porque aun así llamas y llamas...y llamas ¿Eh?" Me reincorporo, más animado. "Justo estaba escuchando tu hermosa voz, Changmim-ah"

"Ni me lo recuerdes, odio ese drama, es muy cursi."

"Justo como tú cuando llevas copas de más" escucho su mitad suspiro irritado, mitad risa. Solo yo podía lograr que lo hiciera.

"¿Sabes qué? Olvídalo... si piensas decir esas cosas, entonces no te invito al cumpleaños de Minho." Bien. No me importa ir con sus mocosos dongsaengs. ¡Si estoy celoso! Ellos pueden hacer fanservice con él y yo solo puedo tocarlo cuando estaba algo ebrio. Que patético...

"¿Van a tomar jugo de manzana y jugar a la consola? ¡Que salvaje!"

 "Entonces  no vas a ver a las chicas.” ¿Chicas, chicas? ¿Sus compañeras?

Definitivamente no dejaré que mi pequeño fuera a una fiesta con esas zorras.  Y si bien era esa la absoluta verdadera  razón por la que acepto ir, Changmin en definitiva pensaría que era porque querría verlas, para pasarla bien en compañía femenina como hombre que soy.


¡Dejando pica en su tanga definitivamente la pasaría bien!

"¡Espera, espera!"  Le detuve. Changmin esta haciendo la típica pausa  antes de colgar. “Iré contigo. Chicas, diversión uh!" Ew. .

Solo esperao que no  asistiera la ex de Changmin.  Esa rubia fea, de  ropa interior barata. Victoria. Había estado cerca de llevárselo a la cama muchas veces.  Incluso una vez en la que había invitado a los chicos, y  Changmin la había llevado a MI casa. No quiero ni recordar  la vez en la que la encontré  desabrochando la camisa de un pobre Min ebrio, en MI cama.

En resumen, casi la mato, como buen caballero que soy: casi.

"Bien. Paso por ti a las nueve" su voz suena como si estuviera sonriendo. Antes de que pudiera decir algo, me cuelga.

Muy bien, Kim Jaejoong. Es hora de ponerse presentable.  Con una sonrisa algo tonta, sí, Changmin había dicho ese paso por ti tan....tan, que parece una cita, me levanto completamente del sofá. Hace frío, pero eso no impide bañarme.

Después del procedimiento adecuado y a conciencia de una ducha caliente, salgo temblando de pies a cabeza  con solo una toalla alrededor de mi cintura y corro hasta mi habitación.
Era una locura, bañarse a tres grados  de temperatura, por lo que estoy seguro de que amo mucho a Changmin como para hacer esto por él.

Envuelvo mi cuerpo goteando en el cobertor. Tengo tanto frío que no quiero ponerme algo ajustado.  Opto por los pantalones negros de pana,  un tanto anticuados pero abrigaban muy bien, una térmica del mismo color.
Miré la parte de mis abrigos. Todos eran muy elegantes para una pequeña reunión con niños.

No quería parecer que me esforzaba por verme bien con los tocadores skinship  de Changmin.  Humm....
¿Por qué no?

Me quito los pantalones y cambio por el último conjunto deportivo  que  Changmin me había traído de Japón.
Hello Kitty puede hacerte ver sexy.

Según yo, según mi espejo.

Es negro y la gatita estaba formada por cristales  en la espalda del jersey y el muslo del pantalón.

Conforme con mi aspecto relajado,  regreso a mi cama y pongo la alarma a las siete de la noche, es dormir o aplicar maquillaje para deshacer las ojeras.

--

Alguien toca. El despertador suena, la alarma no...
Alguien abre la puerta.

"¿Porque estas dormido? Dije que vendría a las nueve." Changmin, en mi habitación, enojado, atractivo. ¿Es un sueño?...

El golpe en mi cabeza y el dolor al caer de la cama, me dicen, idiota no lo es.

Me levanto como puedo.

"¿Que es ese atuendo?" Changmin pasa una mano por su cara. "¿Sabes que el lugar será en la suite de Seung  noona?"

"No me dijiste. ¿Qué hay de malo?" Por favor, yo conozco más de moda que este sujeto, ¿cómo se atrevía? Aunque debo  aceptarlo, los pantalones ajustados y la chaqueta de cuero me gustaban en él.

"No, no...Está bien. Solo no te separas de mí cuando lleguen los hyungs" No quiero que sea mi imaginación, porque él se ha sonrojado y  eso ha parecido celoso.

Parece que mi espejo y yo no somos los únicos en pensar que es un conjunto sexy

Subimos a mi auto. Supongo que ahora se porque Changmin me había invitado.  Este  chico listo piensa que puede presumir mi Lamborghini murciélago como si fuera suyo ¿no?
Realmente no importa, le he dejado conducir, me gusta ver sus manos sosteniendo el volante.

  Pongo algo de mi repertorio personal de música, los dos compartimos un gusto especial por el rock coreano de los 90's.  Disfrutamos el trayecto del viaje entre bromas y una especie de coqueteo que últimamente forma parte de nosotros aunque realmente no recuerde cuando comenzó.

"Es aquí."  Estaciona el auto, y nos guía a uno de los hoteles más grandes que he visto.

 Es hermoso. Me gusta, ahora imaginen la suite. Si él  dice que no me separe de su lado, definitivamente voy a pasarla bien.
Comencé a sentirme un poco inseguro de asistir tan informal. Pero si a Changmin le ha gustado, no hay  ningún problema.


Changmin llega a la recepción y saca una pequeña tarjeta, la chica sonriente  con el uniforme  y logo del hotel, la cambia por  una llave.  Pues pensándolo mejor, se me ocurre que quizás deberíamos olvidar la estúpida fiesta y pedir otra habitación de hotel solo para nosotros dos.

Pero no, incluso proponerlo, insinuarlo está prohibido. Solo somos amigos. ¿He  caído en la friendzone, no es así? Guarden un minuto de silencio por mí por favor.

"¿Vienes o no? ¿Porque parece que vas a llorar?"

Me pregunta... este  insensible. "Porque es un bonito cuadro. " mentí señalando uno donde hay un alíen derritiéndose.

"Se llama "El grito" no es muy... conmovedor."  Me mira raro.

"Para mí lo es." Camino  hasta llegar a su lado. “Se parece a ti. " murmuro. “Cuando destruyo tus legos”

"Escuche eso."

---
Apenas  estamos aquí y caigo en cuenta  de que llegamos tarde. La mitad de los invitados, deben ser tan solo veinte  personas en el lugar, están alocados. Culpo al alcohol que estuvo alguna vez en las botellas vacías sobre las mesas y en el piso.
Un rubio por ahí me saluda con la mano, y regresa para platicar con unas chicas, creo que es Yesung.

No es una buena fiesta de cumpleaños, solo un pretexto para emborracharse y  ligar.
Si Changmin me abandona, estaré muy aburrido. Es decir, todos estos son niños, calculo que apenas comienzan sus veintes.

 Genial, me siento viejo aquí.

El castaño ha ido a saludar a Minho, bien, solo le daré cinco minutos, después me pegaré  a él como una lapa. Busco un lugar decente para sentarme en el sillón, pero antes de eso, de forma desagradable siento unos brazos rodear mi cintura desde atrás.
¿Quien se ha tomado tales confianzas? Odio cuando me abrazan  así.
Estaba a punto de voltear y decirle un par de cosas amables a la cara cuando me soltaron.

"Jaejoong oppa." Oh, era Ssica. Al menos ella me agrada.  Me invita a tomar asiento con otras de sus amigas.
Taeyeon, Sulli, Seung noona, Eunnie noona, Krystal y....

Si, esto no está bien. Finjo una sonrisa.

Victoria.

Puedo sentir que un gruñido desea salir de m boca, pero no soy un gato. Pasar demasiado tiempo con Jiji y los gatos de Junsu estaba afectándome.

"Jaejoong  -oppa " oppa, mi trasero. “¡Que adorable te ves con esa ropa!"

Es una hipócrita, solo las hipócritas  dan dos besos sonoros en las mejillas después de decir un "cumplido". Además, que me ha hecho sentir como una mascota ¿adorable? Casi tengo treinta.


"Hola." Intento controlar el tic de mis labios.

“Estábamos hablando de algunas…cosas" ella me sonríe. No, nunca me ha gustado esa señorita y menos para dejarle a Changmin.

"¡Vick!" Le dice Jessica. Ha, Vick es el nombre de  mi perro, necesito reírme de verdad. "No le digas." La morena se ha sonrojado. ¿De qué estaban hablando...?

"Necesitamos tu opinión, un adulto como tú debe saber de esto." Las otras chicas, se ven apenadas pero aun asi sueltan risitas.

Todas ellas se ven sospechosas, están tramando algo, lo sé, no conviví con ocho mujeres   durante toda mi vida como para no darme cuenta.

"¿Los afrodisiacos  de chocolate funcionan, oppa?" Pregunta inocentemente de la nada.
Ellas ríen bajito, soltando grititos.
Oh, esto es incomodo. ¿Dónde está Changmin? No lo veo por ninguna parte.

"¿Cómo voy a saberlo?"  Contesto, aunque con voz suave, intento mirarle con todo el veneno que puedo "¿Para qué preguntas eso, niña?"

Ella ríe.

"Va a reconquistar a Changmin. " suelta Sulli, no sé si me lo dice a mí o  lo hace para que todas vuelvan a sonreír  traviesas. Oh, ahora veo. Todas están un poquito borrachas.

...

Espera, ¿Qué?

¿Qué?
Esa  bruja, y mi Changmin. ¿Afrodisiacos?
Vale, definitivamente esta … quiere morir en mis manos.  Aprieto mis puños.
"¿Funcionan?" Taeyeon pregunta. No parece interesada en el plan de Victoria, parece curiosidad propia.

Ah, estas niñas de hoy…caso perdido
.
"Hum...no lo sé." Solo tengo una forma de averiguar lo que están planeando. Les hago un guiño, vuelven a reírse. Han captado mi juego. "¿Que quieren hacer exactamente con ellos? ¿Victoria y Changmin?"

Los  siete estamos hablando en susurros.  

“Changmin rompió con ella hace dos meses, pero estamos seguras de que una vez…”

“¿Una vez qué…?” mi tensión aumentaba, podía sentirlo en  mi quijada.

“Una vez Changmin y yo…eso…entonces va a volver conmigo.” Me responde ella, lo peor de todo es que está convencida de su estupidez.

Respirar 1, 2,..3…4…5... ¡ES UNA…UNA!

Estoy  a punto de agredirle.
Mi puño esta contrayéndose, desea levantarse y borrar no tan delicadamente esa sonrisa, y de paso ese labial de su boca.

“Los dan en el hotel como cortesía.” Me mira con ¿superioridad? al sacar una caja de chocolates. Son chocolates suizos, Changmin los ama.

Una  parte de mí, el otro Jaejoong más egoísta, está enojado porque no lo pensó antes.
Siento un cosquilleo en la nuca, estoy furioso. Sin embargo, no muestro expresión alguna mientras ellas van pasándose la cajita para ver que lleva.

“Solo les inyecté un poco a los que tienen relleno de  ron. Los favoritos de  Changmin.” Dios mío, cuanto la odio.


Realmente siento la necesidad de causarle algo de dolor. Pero Changmin la ha salvado, aparece en  mi campo visual.

Me levanto, y antes de ir hacia él. Me acerco a esta promiscua niña.
“¿Crees que voy a dejarte hacerlo?” le susurro.

Ella me toma por el cuello, puedo oler su perfume caro, pero no, definitivamente desde ahora odiaré esa marca.

“Y me ayudarás.”  Se ríe como si estuviéramos bromeando, ahora está de pie, casi tan alta como yo por los tacones. Las chicas han perdido la atención en nosotros  cuando Minho llega a saludarlas. “O todos sabrán la persona asquerosa que eres por desear a un  hombre.”

Es suficiente. Me alejo, prácticamente ha sido una patada  a la cara.  Patadas es lo que yo quiero darle, pero debo contenerme.

No quiero hacer algo de lo que pueda arrepentirme después. Trato de matarle con mi mirada, pero es inútil, ni siquiera puedo hacer eso. Los ojos  me arden.

Porque es cierto…

Esto debe ser asqueroso. Changmin me odiará si se da cuenta, y no podría soportarlo. Doy media vuelta y encuentro el baño antes de que mis lágrimas bajen. Sí, esto ha sido humillante.

La persona que ahora está frente al espejo lleva los ojos rojos, con las mejillas de un tono más oscuro.
 No puedo evitar morder mis temblorosos labios, desearía ser una chica en este momento para ir hasta ella y golpearle.  Mentiría si dijera que no estoy asustado, este es mi secreto más oscuro. Planeaba vivir con estos sentimientos, callarme la boca y así hasta el final de mis días.

Enjuago la primera lágrima que cae. No empieces, Kim Jaejoong. Sabes que sí comienzas a llorar, no podrás detenerte después. 

Lo peor es que ella planea aprovecharse de Min. A quien yo conozco bien, hemos platicado de esto cuando lo molestaba por ser virgen. Y esa sonrisa avergonzada, después de enojarse, cuando dijo que esperaba a la persona indicada viene a mi mente.

Y estoy seguro de que Victoria  no tiene el derecho a decidir por él.
Podrá decirle lo que quiera a Changmin, sin embargo lo negaré. Pero no permitiré que le haga daño.

Peino mi cabello un poco  con los dedos,  y suspiro antes de salir.

Debo buscar a Changmin, tenemos que irnos antes de que ella pueda actuar.
Sin embargo, solo apenas de dar cuatro pasos o menos por el pasillo, una mano me estira hasta una de las habitaciones y cierra la puerta.

Oh, estamos en la cocina, tiene dos entradas laterales. A pesar de que cualquier puede escucharnos sin ser visto ¿Dónde será que Seung noona guarda los objetos punzo-cortantes?. La rubia me mira con media sonrisa, cruzando los brazos. Aún no suelta su bolso, donde debe llevar la caja de chocolates.
Los cuales, saca y me los entrega, junto con una llave.
“Tu se los darás.” Me dice ahora sin fingir amabilidad. “Lo llevas  a ese habitación antes de las diez.”

“¿Cómo se supone que voy a hacerlo?” Finjo una sonrisa, dispuesto a golpear su cara con la pequeña caja.

“Acaba de comer dos. Serán suficientes para que puedas controlarlo.”

De verdad quiero matarla. “No voy a hacerle esto.”

“¿Quieres que tu Changmin sepa que eres un desviado?” sisea. Algo ve en mis ojos porque  se ríe antes de dar media vuelta y salir de la cocina.

Estoy a punto de tirar la puta caja a la basura, cuando alguien más entra por la otra puerta.

“C-Changmin.”Cayó de mis manos, me apuro a recogerla. “¿Qué qué haces aquí?”

“A por agua. Me siento algo raro.” ¿De verdad? Se  ve perfectamente bien, y no es porque lo vea con profundo amor, realmente no se ve como si acabara de tomar dos dosis de esta cosa.

“¿Estás bien?” le pregunto, dejando el paquete del tamaño de mi mano en la mesa.

“Me siento caliente…” se apoya en mí. No lo entiendo, su temperatura esta perfecta, él que comienza a sentir calor por este cuerpo tan cerca soy yo.

Pasa una mano por mi cintura, recargándose completamente. Oh, oh ¿estos serán los efectos?, nunca me toco así antes. Tenemos que irnos rápido.

“Entonces nos vamos.”

“No, llévame a una habitación. Necesito recostarme.” No entiendo porque me abraza así, y sus rodillas no tiemblan.
“Noona las cerró todas, tú me lo dijiste.”  Intento esconder la llave, me siento algo nervioso. Mis manos comienzan a sudar, y por esa maldita razón esta  cae.
Changmin la recoge al detectarla por el ruido que hace.
No, no, no. Ni lo pienses, Shim Changmin.

---
Él se deja caer en la cama. A quien le tiemblan las rodillas es a mí.

Tiene la llave, estamos encerrados. ¿Por qué hace esto?, Changmin me sonríe, él nunca me sonríe solo porque sí, sin ninguna razón. Comienzo a creer que sí está drogado.
Hay un reloj en la pared, son las diez con veinte minutos.

Victoria ya debe estar por llegar, nos tenemos que ir de aquí.  Volteó para decirle a Changmin, y necesito controlarme para no arrancarme el cabello.

“¡Changmin! ¿De dónde sacaste eso? ¡No los comas!” Son los chocolates. Esta tirado en la cama, sin calcetines. Como eran al menos cinco pequeños chocolates en bocadillos, la caja ahora está vacía. No puedo saber si eran los mismos, o si estos estaban ya en la habitación. Me acerqué hasta a un lado de la cama para tomar la envoltura.

Olisqueé un poco, pero el olor a chocolate y alcohol es lo único que hay. Esto puede representar un problema, prácticamente estoy haciendo lo que Victoria quería.

Sin embargo, de un momento  a otro unas manos me toman por la cintura, y a continuación estoy sentado en el regazo de Changmin.

“Hola” me dice desde abajo.

“Changmin… vámonos ya.” Muerdo  mi labio inferior cuando el castaño, levanto el jersey, y ahora acaricia mi cadera con sus manos frías.

“No lo creo” susurra. Tomó mi antebrazo y hace que me incline. Si esto es lo que creo que hará, ¿Cómo puedo detenerlo? Si es lo que más he deseado desde hace tres años, aunque sea de esta forma.

Sólo es un beso, que significara todo para mí. Sólo uno, y el  seguramente lo olvidará mañana.
Dejo de resistirme, y me inclino más. Más cerca. Changmin se reincorpora, y toma mi nuca. El besa mis labios suavemente. Cerré los ojos y estoy perdido, sus labios son tan dulces, la forma en que él besa es perfecta.

Sólo hay contacto superficial, más un ruido húmedo pero tengo que pararlo antes de que pierda el sentido común.
Alejo mi rostro, ya siento como si  necesitara sentirlos de nuevo. A punto de salir de la cama, Changmin levantó sus piernas, atrapándome, tratando de  acercarme más.

“Hey, es suficiente.”  Logro decir, aunque pareciera una exhalación. Changmin me mira profundamente. Después una risa escapa de sus labios, pero para cuando debí preguntarle ya se encontraba arriba de mí. Me habia derribado.

Mis cabellos se esparcían en la almohada blanca, me dificultaban ver. Changmin toma mi mentón, y me besa de nuevo.

Siento una lengua, que recorre  mi boca con lentitud. De un momento a otro, ya estaba temblando bajo su cuerpo.  He estado con otras personas y no es ni una pequeña parte de lo que siento ahora. Pero cuando se trata de Changmin, algo tan inalcanzable como tocarlo, ahora a mi disposición… incluso si muero justo ahora, nunca estaría más feliz.

Nuestras respiraciones se volvían rápidas, entrecortadas. Changmin se separó para verme directamente a los ojos de nuevo. Parecía estar lucido, pero yo sabía que no habría manera después todas esas dosis de alquilo nitrito.
Intenté quitármelo  de encima, pero las manos de Changmin se aferraron a mis mejillas para darme un hambriento beso. Cielos, me estaba excitando. Podía sentir todo el cuerpo de Changmin contra el mío, su familiar perfume.

“Ah…” El lamía mi cuello, me encogí ante aquella sensación. “Changmin…basta…soy yo, Jaejoong. Tú no quieres hacer esto.”

“Si quiero.” Murmura contra mi mejilla, siento como tantea por mi pecho hasta encontrar el cierre del jersey. Lo baja rápidamente mientras me mira con una media sonrisa.

No debo, no va a recordarlo. Estoy haciendo lo que Victoria quería hacerle, estoy aprovechándome de su estado. Él no lo desea, y sin embargo… esta quitándome el pantalón.

“No…” acaricia mi pierna, hasta el interior de mis muslos.
“Está bien.” dice.

Acercó mi rostro al suyo, y mordió mi boca. Su mano ladeó su dirección hasta esa parte y la rozó con cierta maestría. Changmin está sentado sobre mis caderas, tengo los ojos cerrados tratando de recobrar la cordura, pero es muy tarde. Al escuchar el cierre de su chaqueta y después un sonido sordo contra el piso de madera, levanta mi camisa, y la sube hasta arriba de mi cabeza. Prácticamente estoy desnudo y siento su piel caliente contra mi pecho.

Se recuesta totalmente sobre mí y sin poder evitarlo, paso mis manos por toda su suave  espalda sintiendo cada musculo. El también tiembla por mis manos frías y es ahí cuando el vaivén de nuestras caderas comienza. Cuando volvemos a besarnos esta vez yo correspondo más. Recorro con mi lengua su mentón, las comisuras de sus labios. El ríe y la atrapa, mordiéndola.

Mis mejillas están ardiendo, él gime dentro de nuestras bocas. Abriendo mis ojos, suelto un jadeo. Puedo sentir una cosa dura y caliente envuelta en el pantalón de mezclilla presionando mi muslo desnudo.
Changmin toma mi mano y la posiciona sobre esta, haciendo presión.

“Por favor” gime en mi oído. Trago saliva, entiendo lo que quiere decir, también lo siento. Bajo el cierre, y meto mi mano a la ropa interior, envolviendo todo lo que pueda para comenzar a subir  y bajar.
Muerde mi mentón, y justo antes de evitarlo me quita los boxers.  Con cuidado abre mis piernas, todo es tan caliente dentro, qué podría desmayarme, uso mis dos manos para detenerlo.

“C-Changmin…”  El se deshace de su ropa, ahora está completamente desnudo sobre mí. Changmin besa mi frente, quizas  para distraerme, y tomar mi miembro tembloroso.
Nunca nadie habia hecho esto conmigo antes, en cuestión de segundos no puedo controlarme y manché su vientre.

“Yo…yo..” trato de disculparme pero me besa de nuevo, más salvaje tanto que duelen  un poco los movimientos de su boca contra la mía sin embargo eso solo hace que otro escalofrió recorra mi espina dorsal.

“Lámelos.” Murmura entre pequeños besos.  Esos dedos que me gustan tanto están en mi boca, lo hago, sintiéndome cada vez más ansioso.

Oh,no.

Changmin los lame también, haciendo que nuestras lenguas se encuentren en ocasiones. A continuación los pierdo de vista, para sentir uno de ellos en mi interior. De ahí, siguieron los otros tres. No puedo evitar quejarme, aunque comenzaba a sentirse realmente bien. Cierro los ojos disfrutándolos hasta que Changmin los saca.

La habitación estaba completamente iluminada, y él se ve tan hermoso con las mejillas rojas y el sudor bañando su frente.  Me mira, como si pidiera permiso. Abre mis piernas de nuevo, esta vez yo tengo las manos en su pecho, sintiendo los latidos rápidos de su corazón.

Yo me siento así, con la única diferencia  de que yo lo amaba profundamente. Y él olvidaría esto. Suelto un jadeo cuando sentí el calor que emanaba de su miembro tocando mi entrada. Yo estoy  duro otra vez.

“Mírame.” Y justo en el instante en que lo hice, él entra dentro de mí. Duele, duele tanto que sentía las lagrimas bajar hasta mi cuello. Pero no dejo de ver esos ojos que parecían tan conscientes y preciosos, al punto de imaginar amor en ellos.

“Chgg..” muerdo mis labios, sintiendo que podría morir feliz justo ahora, y deseando a la vez que Changmin nunca saliera de ahí.

Nuestros movimientos son irregulares, en un vaivén confuso pero ambos sincronizados.
El echa mis piernas a sus hombros, y se entierra  aún más, mordiendo mi cuello. Lo siento todo, toca aquel punto que hizo perder el control de mis gemidos. Y en el más alto, me vengo.
Changmin no hace tanto ruido, pero el movimiento de sus caderas se hace más rápido, y muerde mi piel con tanta fuerza que quizas esta sangrando. 

Siento su semen  llenándome, es lo mejor que habia sentido en mi vida. Tanto calor… estoy seguro de que ahora lo amo muchísimo más de lo que era posible. Su  peso cae de lleno sobre mí. Otra vez me toma de la cintura, y me posiciona arriba de él.  Parece que aún no tenía suficiente.  Me besa de nuevo, lamiendo mis labios, mordiéndolos, friccionando sus labios contra los míos. Acaricia desde mis muslos hasta mi pecho con las dos manos repetidas veces.

Me abraza fuertemente, presionando mí cabeza contra mi pecho, olfatea mi cabello. Tratando de aflojar su abrazo solo logré que me apriete más con sus dos brazos. En ese momento me siento como el muñeco de un niño al dormir, y quizas algo dentro de mí se rompe porque no puedo soportarlo. Aquello que juré jamás pronunciar en voz alta escapa  en un suspiro desesperado.

“Te amo, Changmin.”

Pero no obtengo respuesta aunque debería considerar como una  el beso que dio en mi frente y la forma en la que enredó mis piernas con las suyas. Lo último que veo antes de quedarme dormido, es su clavícula  con las marcas de los besos que le he dado..
*
*

Despierto antes que él. Me sorprende el hecho de que no dejó de abrazarme toda la noche. ¿Cómo voy a quitármelo de encima para vestirme y fingir que nada pasó?

Y el calor que emana su pecho comienza a ser más necesario que respirar.  Le doy un último beso antes de retirar sus manos con delicadeza. Sentí que mi corazón dejaba de latir, cuando en un instante levanto mi rostro y  él esta mirándome fijamente.

Me pega a su cuerpo, y suspira en mi mejilla. Los efectos debían pasar ¿Por qué aún se comporta  así? Me ha dejado debajo de su cuerpo mirándome con deseo.
Besa mis labios.

“¿A dónde crees que vas,  Jaejoong hyung?" pregunta burlándose. Toma mi nuca  acercando mi rostro al suyo para darme otro beso aún más húmedo, uno de verdad como los de ayer. “No podré dejar de hacer esto por un buen tiempo” me dice por un momento y continuó besando mis labios.


14 comentarios:

Jae7Min cassiopeia dijo...

me encantooo!!!! me he reidoooo un monton!! (sobre todo con el friendzone, el grito y los legos) jajajajaj XDDDDDDD

tan adorable!!!! todo fue cosa de Min!!! :3
Soulfighter foreva!!!!!

muchas gracias!!! <3

Anónimo dijo...

esta hermosa la historia... Y pienso igual... Todo estaba friamente calculado jeje.

AleLi dijo...

Jjajaja...que coincidencia lo del perro de JJ, CÓMO NO LO NOTÉ ANTES OTL, es el destino XD

Emerald dijo...

Jajsjjajs Changmin se parece al grito, mori con eso y con el nombre del perro.
En conclusion, el chocolate si es adrodisiaco XD

kimlizzie dijo...

Omg por que no habia leido este shot? Jajaja fue increible y algo me dice que no victoria planeo lo de los chocolatitos y min solo fingio para tener a jae ♥ pero eso es lo de menos, ahhh el MinJae ♥ gracias por compartirlo.

cele dijo...

Ahhhh me encanto wauuuu me gustaria q hubiera otra parte!! Estubo demasiado buenoooo graciasss

Evy Chwang dijo...

Haha que bueno que te gustara. Todo salió como espontaneo e.e
Gracias por leer ^^

Evy Chwang dijo...

Jajaja por una razón Changmin terminó por aprovecharse de la situación.

Evy Chwang dijo...

Jajajaja yo lo note al escribirlo xd

Evy Chwang dijo...

Chocolate y vainilla e.e

Evy Chwang dijo...

Lo escribi el invierno pasado-pasado pero uhm lo buscaban en el grupo asi que aqui esta (:
Changmin...es un loquillo.
Gracias por leer (:

Evy Chwang dijo...

Quizas haga otra parte. Depende de mi motivacion(?
Thanks ♡

Nadya Em dijo...

Casi me descalabro de la risa... bueno hasta la parte del Afrodisiaco de chocolate, ;; a mi me gusta Victoria... Vick xDD
ése Changmin es un loquillo de lo peor ♥ ahgsgfgfsad mira que jugar así con el pobre Jaejoong -el que lo disfrutó más- Gracias por Compartir Evy ;_; como siempre escribres demasiado genial

YuukiNii dijo...

Hermoso ;_; el minjae es lo que me hace más feliz, y en momento de crisis es lo mejor que puede existir.