sábado, 13 de julio de 2013

The Cutest; capitulo 12.



Changmin cerró la puerta  de la forma más silenciosa posible.  No quería que Yoochun anunciara su llegada como sabía, conociéndole, haría. Después se quitó los zapatos e intentó que el papel celofán no hiciera ese shcshc cuando se arrugaba.

Avanzó a pasos cuidadosos, apretujando el ramo de flores entre sus brazos. Había un ligero olor a palomitas recién hechas que hizo rugir su estomago. 

Revisó la sala, el comedor, y dos de las habitaciones principales en la enorme casa del actor. ¿Es que no había nadie?

Changmin frunció el ceño y los labios a la vez, habia esa pequeña, pequeña pizca de decepción en él.
Ajá, quería ver a Jaejoong ¿por qué siquiera debía aclararlo?

Finalmente  vio de reojo las excéntricas escaleras de madera sin barrotes, como tablas pegadas a la pared. Era una especie de segundo piso, donde Yoochun guardaba su colección de música, el piano y tenía un fascinante equipo de sonido.

 Aún si Changmin no confiaba en esas escaleras deformes, debía subir.

Considerando su gran altura, prácticamente llegó  en cuatro segundos. Gateó un poco antes de incorporarse y ponerse de pie, y sostener las flores con su mano. Inconscientemente las escondía detrás de su espalda.

El aire acondicionado le dio en la cara de forma agradable, Changmin cerró los ojos, disfrutando de la sensación refrescante. Pero apenas percibió un par de voces, volteó expectante.

Ahí estaban Yoochun, y…Junsu.  El primero le mostraba  algunas colecciones, y el castaño poseía  cierta mirada soñadora mientras observaba los  carísimos discos originales de tantos artistas.

Parecían estar en su  propio mundo.  Sonrisas indiscretas,  sus dedos se rozaban mientras Yoochun explicaba donde había conseguido  el material en físico de forma orgullosa.

Nunca entendería a su mejor amigo, y sus gustos por las personas lindas.

Bien... Digamos que estas últimas semanas, meses, lo ha entendido solo un poco pero sólo con una en particular.

Changmin se sonrojó, al recordar cierto rostro de piel blanca y labios rosados con hoyuelos al  sonreír tímidamente, inclinando un poco  su cabeza hacia abajo… los mechones oscuros cayendo sobre su frente y ese gesto casual del dedo meñique para apartarlos…  Chagmin sacudió su cabeza y decidido esta vez, carraspeó para llamar la atención de los dos chicos.

“Uh, Hola, Changmin.” Sonrió Yoochun, adelantándose un par de pasos hacia su amigo. “Jaejoong  está en la habitación de Yoohwan.” Susurró exageradamente,  haciendo un gesto con su mano, como si fuese secreto.
Estaba haciendo una cara graciosa, pero eso solo hizo a Changmin molestarse.

“Yo…”

“Supongo que quieres verlo.” Junsu habló esta vez. Changmin desvió la mirada. Correcto. Era extraño que, a estas alturas , tantas personas supieran de la relación  que llevaba con Jaejoong, o que tuvo más bien.

Asintió con la cabeza, captando la indirecta  de que  los dejara solos.

Bajó torpemente por las escaleras horribles, e ignorando las risitas otra vez, llegó hasta el cuarto de Yoohwan.

Changmin estaba pensando en tocar a la puerta, cuando fue demasiado tarde y ya habia girado la perilla, y ahora estaba con un paso adentro y Jaejoong estaba frente a él, con solo un par de boxers puestos.

Iba a dar algo así como un grito de niña, pero recordó que ya habia visto a ese chico desnudo y no era como para alterarse, además Jaejoong se le habia adelantado a chillar, posicionándose detrás del sofá de lectura.

No se le ocurrió disculparse, pero tampoco sabía que decir exactamente.  Y otra cosa vergonzosa es que el ramo de flores estaba arrugado y los pétalos estaban cayéndose al piso. Changmin lo escondió de nuevo, detrás de su espalda.

“Yo…”

“¿P-podrías cerrar la puerta? ”  Changmin asintió, tragando saliva.  Al adentrarse más a la habitación, percibió ese olor a shampo y a vapor. Las gotas deslizándose sobre la piel de Jaejoong no ayudaban en nada.

¿A que deberían ayudar?

Suponía que a mantenerlo todo bajo control. Así que no estaba funcionando. El cabello de Jaejoong así de largo y mojado era demasiado para Changmin, tanto que ahora con su rostro enrojeciendo, optó por cerrar los ojos y apretar más el ramo contra su pecho.

Lo gracioso, es que desde que las habia comprado, no  habia soltado esas flores ni por un minuto.

Changmin terminó por pasarle la ropa que Yoochun le habia prestado para que  se deshiciera de esa camisa blanca con olor a medicinas y hospital. Jaejoong se cambió de ropa, al menos teniendo piedad de Changmin, le dio la espalda y se cubrió con una toalla.

“Listo.” Murmuró Jae, pasando sus brazos por un suéter azul oscuro, hasta cubrir del todo su torso.

Para ese entonces, Changmin estaba boca abajo en la cama, con el rostro enterrado en la almohada mientras recitaba el orden de las consonantes y las vocales en hangul al revés varías veces.

 Jaejoong le palmeó la espalda, ocasionando una pequeña corriente de calor en la zona de contacto.

“¿Son para mí?” Preguntó  sin que su voz se sorprendiera mucho.  Changmin sólo abrazó más la almohada, dejando las flores a un lado de sí  para que Jaejoong pudiese tomarlas. Había decidido que por esa semana, habia tenido suficiente.

“Gracias, Changmin.”  Expresó Jaejoong, con una sonrisa  a la mitad.

Por un segundo, alguien pudo haber jurado que humo había salido de las orejas de Changmin.

Jaejoong llevó el ramo a la cocina, aún caminando descalzo y con el cabello húmedo. Changmin solo pudo distinguir los pasos y como la llave del agua se abría  y rellenaba algún recipiente.

El menor estaba demasiado avergonzado, las flores eran un desastre, y no lo necesitaban porque seguramente se marchitarían mañana mismo, pero aún así Jaejoong las ponía en agua.

Changmin dejó que su respiración se tranquilizara un poco, antes de pensar en reincorporarse y la imagen de la espalda desnuda de Jaejoong no lo hiciera descolocarse de nuevo.

“Oe, Changmin-ah” Llamó Yoochun, dando toquecitos a la puerta. “Tú novio tiene hambre, pero ya le dije que no hay nada en el refrigerador.”

“¡No es mi novio! ¡Cállate!” exclamó.

“Oh, bueno. Pero también tengo hambre.”

“Tú….solo déjame por un minuto. Quiero estar solo.”

“Lo lamento, pero no lo creo. Si quieres tiempo para pensar, camina un poco y trae algo para comer.”

“¿Qué?” Changmin se reincorporó. Y Yoochun aprovechó eso para  dejar en sus manos algo de cambio en billetes.

 Él no habia ido al supermercado en casi más de un año. ¿Por qué tan de repente?

“C´mon. Quiero estar un poco a solas con Junsu-nim.”

“Tú, maldito pansexual.” Siseó Changmin mientras arrugaba el papel entre sus manos.

“Hey, ¿Quién insinuó algo sexual?” Yoochun le dio un par de ‘suaves’ palmaditas en el trasero que sacaron a Changmin de la cama. “Llévate a Jaejoong. Ustedes dos tienen cosas que decirse.”

“Pero…”

“¡Jaejoong, ven un segundo!” Lo ignoró.

De inmediato se escucharon los pasos de ese chico, taps taps apresurados y  familiares en el suelo de madera. 
“Oh, ya estabas aquí.” Yoochun le guiñó un ojo. “Entonces vayan.”

Tenía algo de polen en la nariz,  posiblemente por haber  olfateado las flores. Changmin quiso derretirse, si eso no fuera tan patético por supuesto.

“Pastel de arroz, arroz frito, soju y algo de kimchi para calentar.” Enlistó Yoochun, empujándolos a ambos hasta salir de la habitación. “¿Junsu, quieres algo?” Gritó al cielo raso.

“¡Helado!” Se escuchó de algún lugar.

“Y también helado.”  Sentenció.

Jaejoong, obedientemente, se puso las botas que Yoochun le pasaba. Todo ante la mirada descuadrada de Changmin.  Después Yoochun puso algo más de dinero en la palma de su dongsaeng. “Tómense su tiempo.”

Y ya estaban afuera de la casa de Yoochun.

“Vamos a tener que ir caminando.” Recordó Changmin, mirando hacia el suelo. Su manager aún no le habia dado noticias de su bebé.

“Por mi está bien.”

“Si comienzas a sentirte mal, házmelo saber.” Dijo antes de echarse las manos a los bolsillos del pantalón, acomodarse la gorra del chándal y comenzar a andar.

Jaejoong asintió de nuevo, puso las manos detrás de su espalda y siguió a Changmin.

 Incluso se sentía un poco mareado, solo por el simple hecho de no haber comido desde la última noche en casa de Eunjae, y las palomitas que Yoochun intentó hacer que comiera sólo le causaron  nauseas, pero no pensaba que fuese tan importante como para molestar al peli castaño. Su estado de salud estaba en segundo plano, porque de verdad primero tenía que saber que habia sucedido ayer, y principalmente donde estaba Eunjae.

Sin embargo, preguntarle a Changmin era un escenario un tanto difícil, la culpabilidad llegaba a Jaejoong cada vez que intentaba  escoger las palabras correctas para hablar. 

Optó por mantener un silencio seguro durante el resto del camino, solo disfrutar de las increíbles tiendas a su alrededor  cuando  finalmente llegaron al mercado Dongdaemun. Mientras tanto, Changmin sólo estaba dándole la espalda, adelantándose mucho de vez en cuando, donde después Jaejoong debía correr para darle alcance.

Changmin sólo no quería voltear y ver el rostro de aquel chico, algo le decía que no era su mejor opción porque podría empeorarlo y comenzar a rogarle.

Pero cuando llegó a cualquier restaurante que habia pensado estaría bien y dio media vuelta, simplemente Jaejoong no estaba detrás.  Y aunque volteaba de un lado a otro, y lo llamó repetidas veces, no obtuvo respuesta.

Caminó entre la gente, que gracias a los lentes oscuros y su falta de maquillaje no lo habia reconocido, esperando ver al chico en algún lado.

Pronto el corazón de Changmin, o algo parecido a eso comenzó a sentirse extraño, como una especie de sentimiento de pesar.

¿Es que habia escapado  para ir con Eunjae? ¿En serio?

Frunció los labios, sin pensar demasiado al respecto, sólo dando marcha atrás entre la naciente ola de personas que caminaban de un lado a otro. Ah, carajo,  iría a buscarlo. No podría estar muy lejos.
--------
Jaejoong aún si no estuviese distraído mirando  por los alrededores y la espalda de Changmin, igualmente no podría haber evitado que tomaran su mano bruscamente y lo jalaran hasta el primer rincón, una especie de callejón que formaba una tienda de pulseras reggae.

Quien lo sostenía con fuerza y el ceño fruncido era alguien a quien conocía.

“Seunghyun…” murmuró confundido.

“¿Qué sucedió anoche?” Preguntó  de forma ansiosa. “¿Por qué hyung no está contigo?”

El tipo no lo soltaba y hacia más fuerza en su agarre, tenía un corte en el  labio y un moretón en su mejilla.
“No lo sé.” Habia estado cerca de preguntar varias veces al cantante. “¿Qué te pasó?” Quiso tocar la herida de su labio…tal vez si fueran a un hospital… pero el menor lo alejó con un manotazo, y aprovechó la distracción del pelinegro para tomarlo por la muñeca.

“¿Vas a responderme?”

“Realmente no lo recuerdo.” Susurró Jaejoong pero aún así intentó responder cosas, algunas imágenes borrosas de la última noche. “Recuerdo esto: Eran dos tipos no muy amables,  Eunjae lucía nervioso cuando hablaba con ellos, quizás acordaban algún trato, también se mencionó tu nombre y hablaban de dinero y personas.”

La expresión del más joven cambió por completo. “Los hombres de Hanbaek.” Susurró,

“Ellos  me drogaron, y sólo no sé qué sucedió después.” ¨Pero si no fuera por Changmin… pensó, y ni siquiera le habia dado las gracias. Jaejoong no sabía que decir exactamente.

“Eunjae está en problemas, tenía una gran deuda con ellos.” Siseó. “Si es que no se lo han llevado a otro país, eso sería tener suerte.”  Observó al pelinegro detenidamente. “Tenemos que irnos.”

“Pero...” Jaejoong no se soltó del agarre cada vez más fuerte en su muñeca, ni cómo tiraba de él para llevarse.
“No sólo él, nosotros también  corremos peligro, Jaejoong. ¿Te drogaron exactamente para qué? ¿Y  mencionaron mi nombre? Esos proxenetas podrían venir por nosotros para recuperar su dinero.”
“Suéltame, Seunghyun.”

El otro frunció el ceño. “Vamos... ¿es que quieres que ellos te lleven? ¿Quieres morir? Porque sería mejor morir” Habló más fuerte,  justo cuando comenzó a forcejear.

"No tienes por qué preocuparte, niño." Se escuchó una fría voz  detrás de Jaejoong. Tomó a Jaejoong del brazo para alejarlo de Seunghyun. "Voy a mantenerlo a salvo."

Aún que el último tono fue condecente;  su cuerpo parecía gritar ‘aléjate, ahora’. Seunghyun se quedó quieto, dejando sus manos a los costados, mirando hacia arriba, a la gran altura de Changmin, reflejándose en los lentes oscuros.
“Yo…”
“Es bueno que lo entiendas.” Atajó. Entrelazó sus dedos con los de Jaejoong, y lo tiró detrás de él. “Sería bueno para ti si no nos volvemos a ver.” Le sonrió, para después caminar del lado opuesto, casi arrastrando al pelinegro con él.  

Lo último que Jae vio de aquel chico fue su rostro y su boca sin palabras, perdiéndose entre la gente.

La mano de Changmin hacia tanta presión que comenzaba a dolerle, incluso más que el agarre de Seunghyun, pero aún así Jaejoong se sentía mil veces más seguro y dispuesto a no soltarse.

A menos hasta que entraron a una lujosa heladería y Changmin lo soltó inmediatamente,  sólo volteó a verlo aún con sus gafas puestas como una señal de “no te muevas.” Para después dirigirse a la caja.

Jaejoong se quedó contra la pared del lugar, en una esquina, alejándose lo más posible de las estudiantes que comenzaron a murmurar mientras alternaban sus miradas entre Jaejoong y Changmin. A él no le importaba, pero temía que se volviera algún rumor que afectara al cantante, pero a este parecía tenerle sin cuidado también.

Quien regresó otra vez, con una bolsa llena de envases de helado que realmente parecía costar mucho, ignorando las nada discretas exclamaciones de asombro cuando tomó de nuevo la mano de Jaejoong y se apresuró a salir del local.

 Muchas chicas salieron después de ellos.

Oh, pero para empezar ¿Por qué estaban en una heladería en pleno otoño?

Locas, pensó Changmin, negando con la cabeza, tirando más de Jaejoong, quien parecía haberse acostumbrado que lo tiraran de un lado a otro.

Aún así, no estaba dispuesto a que comenzaran a sacar sus teléfonos para tomar fotos, como si ellos fuesen alguna especie de programa en discovery.

Changmin llamó a un taxi en la  calle más cercana, que por suerte estaba a unos metros. Medio empujó  a Jaejoong para que entrara, y el automóvil avanzó de inmediato ante la orden del cantante.

Jaejoong no se permitió mucho pensar en lo que pasaba, mucho menos en la multitud que casi se los tragaba. Sólo se encargó de sentir el agarre permanente, y más suave de la mano de Changmin sobre su muñeca.

Observó  la ventana, sintiendo la calidez nacer en esa parte de su piel; poco a poco iban alejándose del centro hacia la única avenida que conocía Jaejoong de memoria, y yéndose  por ella hacia a la casa de Changmin, sonrió con nostalgia.


-----


Por un segundo, el tiempo  suficiente para que algo cambiara, sus ojos se encontraron cuando Jaejoong dejo de ver hacia la ventana.

La expresión de Changmin no cambió en lo absoluto,  así que nadie podría imaginar que dentro de ese chico su corazón estuviese latiendo próximo a una taquicardia.

Es que ¿alguna vez han visto ojos como aquellos? Hermosos y profundamente oscuros, solo fijos en ti. 
A travez de esos lentes oscuros, Changmin podía verlos y asegurarles  que era imposible no quedar hipnotizados por ellos.

Eso habia sido apenas la primera vez cuando se tomó el tiempo de observarlo cuando dormía en esa cama del hotel en Paris. Primero habia delineado las pestañas que apenas tocaban esas blancas mejillas pero luego el ver como poco a poco despertaba, y como su mirada se enfocaba en él casi como un hecho natural, como si fuese parte de él…Changmin recuerda, aunque este en negación, que en ese instante pudo haber reído como un idiota…muy muy en su interior lo hizo.

Joder, justo estaba sucediendo otra vez, justo ahora, solo que con mil veces más de aceleración cardiovascular.
Y esta vez sólo por el simple hecho de tenerlo aun ladito de él, después de casi dos meses sucedía de nuevo.  Otra vez estaba bajo el hechizo de esos ojos.

El sólo estaba sosteniendo su muñeca y ¿en verdad eso era tan especial como para querer que el taxi no se detuviera nunca y aquellos centímetros de distancia entre ellos, con sus muslos y hombros tocándose de vez en vez duraran para siempre y por siempre?

Dos Changmines en la cabeza de Chanmin comenzaban a tener una pequeña pelea verbal por diferencia de opiniones.

El de la derecha quería decirle “te extrañé” al chico frente a él, y sonreír como un tarado, mientras que el de la izquierda pedirle al taxista que lo golpeara  en la cabeza hasta dejarlo inconsciente en el hospital.

Justo cuando el primero tenía el mejor argumento para ganar y decir lo que quería, el taxi se detuvo a  punto de dar vuelta, casi a la altura de un enorme parque para separar avenidas. A unas cuadras de la casa de Changmin.
“¿A dónde debo dirigirme ahora?” Preguntó sin dedicar una mirada por el espejo retrovisor.

Jaejoong regresó la mirada a la ventana, nervioso.

Changmin no notó aquello, porque estaba demasiado ocupado revisando en sus bolsillos y maldiciendo por lo bajo.

------
“Podemos comer aquí…” Changmin señaló la banca más alejada, hacia el centro.  Serian alrededor de las cuatro de la tarde, y con el frio que hacía, no había  si quiera un niño jugando por ahí.

Sólo estaban ellos dos.

“¿No regresaremos con Yoochun-ssi?”

“Yah ¿para qué? “ El menor se encogió de hombros, mordisqueando su sándwich de helado.
Dos locos comiendo helado a  nueve grados centígrados. 

“Changmin… ¿Por qué no entramos a tu casa?”

“Olvidé las llaves en mi mochila…”  Tiró la envoltura, tratando de encestar al contenedor de basura más cercano. Fallando. “Olvidé mi mochila.” Estoy en problemas, tsk.

 Cuando una cruel y pequeña ventisca azotó los árboles muertos, ambos se juntaron un poco más, recorriendo sus traseros congelados en la banca  hasta estar apretados entre sí.

Jaejoong engullía una paleta, mientras Changmin metía la cuchara y se llenaba la boca de helado de nuez. De verdad estaban hambrientos. Seguían masticando aún con los cerebros hechos hielo y un liguero sonrojo en ambas mejillas debido al frio.

Pasaron un par de minutos en silencio. Con Jaejoong sorbiendo su nariz, y pasando la lengua por  sus labios resecos, y Changmin  frotándose las manos para mantener el calor. Aún asi no se separaron.

“Vamos a morir de frio.” Murmuró Jaejoong, titiritando exageradamente. Pero aún así tomó una paleta bañada en chocolate duro “Vamos con Yoochun.” 

“Ya no tengo dinero. ¿Quieres caminar con este clima?”  El mayor negó con la cabeza como respuesta, encogiéndose un poco más.

Después de dar otro bocado, aún con la cuchara en la boca, Changmin miró de reojo al pelinegro.  Estaba más pálido de lo normal, y sus dientes no dejaban de castañear.

Hizo una mueca, sintiéndose culpable por ser tan irresponsable y desconsiderado con alguien –algo que le habia importado un carajo años atrás-–. Ese chico sólo vestía un suéter liguero, que no alcanzaba a cubrirlo bien, mientras que el castaño al menos tenía una sudadera.

Repitió el mismo gesto, frunciendo sus labios mientras bajaba el cierre de aquella prenda un poco más abrigadora, y después de quitársela para ponerla en los hombros del chico más bajo.

Al menos podría decir que tenía frío y el sonrojo incandescente en sus mejillas se debía a eso. No tuvo el valor para mirar la expresión de Jaejoong después de esa acción tan…caballerosa.

Tenía que pensar en ir a algún lugar cálido para llevarlo. 

“Mhhhm….” Buscó a su alrededor. Y lo único factible era esa tienda de discos karaoke lo que sea cruzando la avenida, o el café del segundo piso.

Tal vez podría firmar un par de autógrafos en la primera opción para dejarlo estar un buen rato. ¿Qué rayos? Era Choikang Max Changmin. Era todo un suceso  para ellos entrar a ese lugar aún sin adquirir mercancía, ¿Por qué abría que pedir permiso?

Tomó la mano de Jaejoong, y tiró de él.

Depositó las envolturas vacías en el contenedor.

Y entró como si él fuese el dueño del lugar, saludó al encargado sin habla que casi golpea su mandíbula contra el mostrador, e hizo señas de que tomaría una sala de karaoke.

Por fuera parecía estar seguro de sí mismo a un grado de prepotencia, pero por dentro pensamientos de que sería demasiado humillante que aún así lo echaran estaban en su cabeza.

“¿Es mejor aquí?” Le preguntó a ese chico que no soltaba su mano aún que ya estuvieran sentados en uno de esos sillones coloridos. “¿Q-quieres beber algo caliente?”

Tanteó sus bolsillos para ver si aún tenía al menos un par de centavos para comprarle un café en la máquina expendedora que estaba  a un lado de la rockola.

Jaejoong negó sutilmente con la cabeza, antes de dar un gran suspiro. 

“¿Vamos a cantar o algo?” Señaló sarcásticamente.

“Aquí no vas a congelarte.” Se encogió de hombros.  Pero después mordió su labio. Quería preguntar muchas cosas. Observó al chico una vez más, aliviado de que al menos tomara un color más humano; no le quitaría la sudadera, entre más abrigado, mejor.

Vamos, tú puedes, Changmin.

“No creo que sea un buen momento, pero… al diablo.”  Habló rápidamente.  Los nervios no eran muy comunes en él. Unió sus manos antes de que comenzaran a sudar.  “Jaejoong… ¿Te fuiste con Eunjae porque lo quieres?”

Terminó la pregunta en un susurro. ¿Qué tan infantil habia sonado eso?

“No.” Dijo simplemente, desviando la mirada. “Te quiero a ti.” Volteó su rostro.

Changmin dejó caer la cabeza entre sus rodillas

“¿Por qué te fuiste?  ¿Por qué… hiciste “eso”? ”  Murmuró con la voz amortiguada gracias a sus jeans oscuros.
“Tuve sexo con él porque soy un idiota.” Respondió. “Dijo que te haría daño…”

“Ya…”  interrumpió Changmin, entendiéndolo todo al instante. Creyendo ciegamente en sus palabras. Aún confiaba en él y eso le sorprendió. “De verdad eres un idiota.”

 Por alguna extraña razón sus ojos comenzaron a arder… no, para nada, Changmin sabía exactamente  el porqué. Era una maldita explosión de sentimientos, culpas,  dudas y muchos deseos de abrazar  al chico a su lado.

Se habia dado cuenta que aún tenía mucho que descubrir de Jaejoong, y que tendría que tener paciencia, demasiada paciencia.

Eligió no preguntar más por ahora. Quería estar bien por un momento.  Sólo…estar así por un buen tiempo con sus manos unidas aún.  Sólo…joder. Changmin se dejó caer tímidamente , hasta recargar su cabeza en el hombro del mayor.

“¿Qué me has hecho?” Moduló con sus labios, en silencio. Disfrutando de ese liguero aroma del cuello de aquel chico.

Y Jaejoong, quien trataba de respirar adecuadamente, no podía por la cercanía de Changmin. Y comenzaba a acalorarse, su rostro especialmente. Pero cuando trató de quitarse la sudadera antes de comenzar a transpirar vergonzosamente como si sonrojo en sus mejillas no era suficiente…

“No te muevas, déjame un rato ¿okay?” ordenó  seriamente.

Jaejoong no respondió pero también inclino un poco su cabeza para apoyarse en el menor.

Por unos minutos...sólo así..

13 comentarios:

coraline dijo...

kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa T_T que lindos

al menos Min ya sabe que no se fue porque no lo quisiera sino al contrario

y que pasará con Seunghyun??

y esos matones los irán a buscar??

y porque Yoochun queria que los dejarán solos a él y a Junsu ¬u¬

Anónimo dijo...

creo que este capitulo lo estube esperando por tanto iempo pero valio la pena ,me encaanta como quedan cada uno de los capitulos de este fics ,bueno te todo lo que escribes ,me encanta tu narracion .....hablando del capitulo mori de ternura con changmin y su ramo de flores fue hermoso *o* me lo imaginaba y no podia dejar de reir es muy lindo,lo bueno es que changmin ya save porque jae lo dejo pero ojala ahora jae no tenga miedo de volver con changmin o changmin de volver con jae aunque es bastante claro que el muchacho sigue locamente enemorado de jae y viceversa ojala le resulte todo bien de verdda ya quiero verlos felices y amandoce como se merecen :) muchas gracias por el capitulo estubo excelente me encanto fue hermoso changmin tan especial me encanta su forma de ser sobretodo cuando se trata de su jae <3.........algo anexo pero no menos importante ¬¬ yoochun es un pervertido que se quiere comer al la lindura de junsu jajajjaj se queria quedar solito con junsu para yoochun ¬¬ pervertido XD

Jae7Min cassiopeia dijo...

agasssffddsgsdggfsghs *w* esperaba con ansias este cap!!!!! changmin tan lindooooo~~ ;3; jae tb lo ama!!! se aman!!! xfavor!!! ya de una buena vez 1313.. ok no ._.
me he emocionado con estos dos!!!! aunq.. q pasara con eunjae y seunghyun??????? pobres.....
ese Chun no cambia ahora va tras los huesillos del defín!! se quedaran juntos?? ojala q si!!! ^u^

muchas gracias!!!!! <3<3<3<3<3<3
actua pronto plz!!!! ;)

Junsa dijo...

Siempre me sorprendes me encanta como escribes y creo que casi muero por esperar n.n......... ahhh quiero saber que pasara con el YooSu *o* espero los siguientes Cap gracias amo el MinJae

MizoRomi dijo...

Hihihihihihihi. Ya, esto tengo que comentarlo, aún cuando ya sabes todo, todo lo que opino akjdd.

¿Sabes? Siento que este Changmin, que ha cambiado con el pasar de lo capítulos, que ha evolucionado, que se ha mostrado cómo realmente es, se asemeja mucho, mucho a los tipos de personajes que me gustan (obviemos que Changmin me gusta :'D), pero esa es una de las tantas razones que tengo para seguir leyéndote.

EN SERIO ME ENCANTA Q2 Es que ambos son muy adorables. Ahora Changmin ya sabe las razones de trasfondo de Jaejoong, pero tengo la impresión de que no se quedará tranquilo, de que dará vueltas y vueltas en los temas hasta que Jaejoong (y el mundo completo) le recontraafirme que nah ni nah con esos tipos (?). Nu shé, tengo al impresión.

¿Sabes? Lo volví a leer por tercera vez y el finaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaal del cap no lo puedo superar ;A; Es que en serio me gusta demasiado lkadhskjfhzljh.

“¿Qué me has hecho?” FAAAAALLIIIIING IN LOOOOVE, CHAAAAANGMIN SKJFHSKJFHF <3

Emerald dijo...

Creo que es de mis capitulos favoritos de esta serie, es que ese Changmin es demasiado hermoso, me falto quizas un poco mas de intervencion de Jaejoong, pero sigue siendo tan lindo este cap.

Guadalupe Barrientos dijo...

waaaaaaaaaaaaaaaaaa

que lindos

ojala minnie pueda entender a jae y asi puedan estar juntos
waaaaaaaaaaaa

actualiza pronto

Nadya Em dijo...

Después de todo se aman, Changmin ama tan locamente a Jaejoong como Jaejoong a él, no hay quién lo niegue. Yoochun te hiciste una ♥ ése es mi ratón alcohólico, estaba esperando a que rompieran el hielo ;_;
Amé este capítulo, es demasiado adorable, lo había estado esperando por tanto y a veces no tengo tiempo para terminar de leer un sólo cap y tengo que dejar coment luego ♥ Estaré esperando otra actua, gracias por compartir

Bichito_raro_ dijo...

Evy sere concreta....
NECESITO ACTUUUUUUUUUUUUUUUU!
Gracias ^^

Amy dijo...

ACTUUU pordissss

marieladbsk dijo...

Hola ,estoy impaciente,porfi actualiza pronto,me estoy comiendo las uñas.jaja,

Abigail Villarroel tandique dijo...

Waahhh!!! Xfin!! Dejo de lado su orgullo min....espero q ya puedan star juntos....xfis conti... Qiero saber q paso cn eunjae!!!!

LAURA CAMPOS GARCIA dijo...

Al fin juntos otra vez, espero que no lis vuelvan a separar...

Pero que paso realmente con Eunhae?

Gracias!!