martes, 29 de octubre de 2013

Oh.



“+”



Las cosas no estaban bien cuando te conocí, lo sabes.  Pero viniste a decirme que debía pensar en ti y olvidar lo demás, lo dijiste  con tus ojos, tu boca, tu respiración, la manera en que mirabas ese primer día. Tú hiciste que cambiara mi horario de clases para poder verte cuando salías a sentarte en esa banca, me hiciste suspirar por la ventana cuando te veía a través de ella. La primera vez que una sonrisa  así de pequeña y espontanea me afectó tanto. Compré muchos libros por que te vi leyéndolos, y de alguna forma tenía que empezar a conocerte.

Con el tiempo todo de ti me hizo, de alguna forma, pensar diferente. De una forma más egoísta, pero también más inocente, más buena. Me hiciste sonreír por cosas que me recordaban a ti, a veces de manera rebuscada,  ilusionarme más por cosas que no tomaba en cuenta antes, como una sonrisa, un apretón de manos, o que enarcaras una ceja y sonrieras al verme a mí.
 Yo en específico.
¿Debería decirte cómo se sintió el pecho de agitado y olvidé el frio de esa tarde cuando pusiste tus ojos  increíblemente cafés sobre mí?

Sucedió esa vez cuando llegué con dos  expresos grandes, mi bufanda cubría casi todo mi rostro, excepto mis ojos.  Tú estabas leyendo  sin prestar atención a tu alrededor, audífonos en tus oídos y mejillas sonrojadas con labios azules y resecos.   No traías un abrigo. ¿Por qué no traías un suéter siquiera?

Estabas esperando  ahí, como todas las tardes,  moviendo tu boca al articular la misma canción.  Podía  saber cual era porque había aprendido a leer tus labios.

“¿Hola?”  Ladeaste tu rostro,  elevaste tu ceja y cerraste tu libro. Yo balbuceé una respuesta ronca mientras extendía un vaso para ti. “Eh, gracias.” Tomaste el café sin cuidado, nuestras manos se tocaron por medio segundo pero supongo que fue suficiente para paralizarme.

Me quedé de pie con el otro café siendo sostenido por mis dos manos, mis ojos fijos en tu piel erizada por la baja temperatura, tus dedos blancos sosteniendo las hojas del libro y con tu otra mano llevabas el café a tus labios.

“Sí, esta bueno. Puedes sentarte.” Me dijiste con esa voz profunda, que parecía tener doble sentido.

Ésta voz hizo que obedeciera y me situara a tu lado.  Pude sentir lo frío que estabas.

“¿Por qué no llevas suéter o algo?” Pregunté, por algún milagro de último minuto mi voz salió cómo  si nos conociéramos desde siempre.

“Para llamar tu atención.” Mis ojos expresaron mi confusión, luego tú  revoloteaste los tuyos y aclaraste: “Bueno, tenía que hacer algo así para que te atreverías a hablarme después de los dos meses viéndome por la ventana.”

Me quedé sin palabras, tú lo sabías.

“¿Creíste que era un vidrio-espejo, hyung y no notaría que me acosas? “ Preguntaste irónico. Por tu apariencia pensé que serías amable, incluso ingenuo,  pero de alguna forma ésta actitud, aunque me sorprendía, me gustó demasiado.

“Um, bueno yo…”

“¿Y qué me venía a leer aquí cómo si no tuviera algo mejor que hacer?”  Tu ceja se elevó más, su sonrisa se volvía algo torcida. Un pinchazo de electricidad recorrió mi vientre al verla. “Me hiciste sentarme aquí esperando a que salieras de la cafetería a hablarme”

 “Pero es qué yo...” Yo soy un chico directo, pero tú me habías superado.

“Vamos, hyung. Tuve que venir todos los días por los últimos dos meses esperando a que te atrevieras a venir  a sentarte conmigo. ¿Vas a dudar ahora?”  Te acercaste a mí, lo suficiente para intimidarme en cierto sentido. Luego entrelazaste tu mano delgada con la mía, dejando caer el pequeño libro a la nieve.
.
“Sabes que soy Changmin y te interesas en mí. Pero debes saber: Qué vamos a comenzar algo que no planeo terminar.”






3 comentarios:

Romi Leiva dijo...

ESTO ES BONITO. Pero si me quieres deber otro yo no me quejo, porque yo disfruto tanto lo que escribes, Evy ;;

No haré citas, porque sino lo cito todo, completo, puntos y comas, tildes y espacios, todo, todo, todo. ES QUE ME HA ENCANTADO. Cuando le dice que lo hace porque quería llamar su atención sjfgbjhavdfklbfjbh. Imagino el estómago de Jaejoong como campo de batalla entre mariposas carnívoras, hipopótamos extremadamente grandes y elefantes en constante movimiento.

¡Es que es demasiado boniiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiitoooooooooooo! Lo leí en la mañana antes de irme a clases y lo leo ahora y después lo volveré a leer y así, así sucesivamente.

Es que me he imaginado la canción de fondo y se me ha antojado tan tiernucho, tan lindito, taaaaaaaan adorable, tan boniiiitooo ;; Me emociono, en serio, te lo juro.

Gracias. Gracias por darme esta cosita tan bonita que jksgfkdg me encanta y que nunca dejaré de decirlo. Evy: ESTÁ HERMOSO >:

P.D.: El final me ha matado, ya te lo he dicho, pero de nuevo: ME HA MATADO Q2<3

Emerald dijo...

Me acabas de matar, lo sabes???
Como no quiero llenar de incoherencias varias mi comentario, me ire al grano:
CHANGMIN MALDITO QUE TE HACES DE ROGAR ¬¬,
pero igual lo ame *-*
y tambien a Jae xD

kimlizzie dijo...

Listo ahora dormire feliz como si muriera, despues de un dia tan estresante y malo esto me ha dejado en paz ♥ el MinJae ♥